¿Qué es la biosfera?

Muchas veces hemos oído hablar del término biosfera, pero quizá muchos no sepan su significado. En este post me gustaría referirme un poco a él.

La biosfera constituye la capa más externa de la Tierra. Esta incluye el aire, la tierra, las rocas superficiales y el agua. Dentro de ella tiene lugar la vida, y en ella se alteran y/o transforman los procesos bióticos.

Si miramos su significado desde el punto de vista geofísico, podemos afirmar que la biosfera es el sistema ecológico global que aúna a todos los seres vivos y sus relaciones, así como su interacción con los elementos de la litosfera –rocas-, la hidrosfera –agua-, y la atmósfera –aire-.

Hoy día los científicos estiman que la Tierra posee alrededor de 75 mil millones de toneladas de biomasa, la cual vive en disímiles entornos dentro de la biosfera. Alrededor de 9 décimas partes de la biomasa total de la Tierra corresponde a la vida vegetal, de la que depende, por supuesto, la vida animal.

Y hablando de vida vegetal y animal, actualmente se reconocen más de 2 millones de especies de plantas y animales. Continuamente aparecen especies nuevas y otras se extinguen.

Se entiende como flora al conjunto de especies vegetales que se pueden ser encontradas en una determinada región geográfica, son propias de un periodo geológico o habitan en un determinado ecosistema. La flora está directamente relacionada con el número de especies, mientras la vegetación hace referencia a la distribución de dichas especies y a la importancia de cada una de ellas. Se puede afirmar, pues, que la flora influye en la vegetación.

La geobotánica o fitogeografía son las ciencias que se ocupan del estudio de la distribución geográfica de las especies vegetales. El estudio fitogeográfico que se refiere a la sistemática de las formaciones vegetales se nombra florística.

La fauna, por su parte, es el grupo de especies animales que habitan en una región geográfica y son propias de un período geológico. La fauna depende de factores abióticos y bióticos. Entre ellos destacan las relaciones posibles de competencia o de depredación entre unas especies y otras.

La fauna se divide en distintos tipos. Esta clasificación es de acuerdo al origen geográfico de donde proceden las especies que habitan en un ecosistema. Los dos tipos son, pues, la fauna silvestre o salvaje y la fauna en proceso de domesticación.

De nuestro cuidado depende la biosfera y la vida en la tierra.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *